domingo, 6 de junio de 2010

Así será

Anoche lloré mucho. Probablemente, lloré lo que no he llorado en estos días que han estado llenos de tantas cosas y a la vez tan vacíos. Escribí un mensaje de 12 páginas que, por supuesto, no envié. El mensaje sigue en mis borradores y, cuando vuelva a sentir un poco más de valor, lo enviaré. Después, seguramente, me arrepentiré, pero me daré cuenta de que era necesario enviarlo y pensaré que ya nada puede hacerse.

2 comentarios:

Principe de la fantasía onírica dijo...

Entonces eres parte de todos lo que hemos llorado alguna vez durante la noche. Llorar por todo, por nada, por una razón que al final no importa.

Hoy, al despertar, recordé que había llorado desconsoladamente en mi sueño, y al leerte recuerdo que es una manera tan bella de expresar los sentimientos, que me parece muy placentero cuando, a veces, irrumpe repentinamente el llanto.

Te comparto algo que me hizo llorar, pero por su belleza:
http://www.youtube.com/watch?v=lZlF41yEHh8

Qué bien tenerte de vuelta. Ojalá nos permitas leer lo que escribiste.

Yuri Bec Zam dijo...

Amiguito,
sin duda soy de esas personas que han llorado de noche como si de verdad tuvieran motivos.
Y sí, los motivos son todo y al mismo tiempo nada...
Siempre he visto el llanto como una forma de terapia que lo cura todo, aunque como buena terapia es algo muy personal y siempre he preferido hacerlo a solas y de noche.
Gracias, por el video que me compartiste me pareció muy bonito y emotivo.
Saluditos, Príncipe de la fantasía Onírica.