domingo, 20 de marzo de 2011

¿Cómo se siente la soledad?

El problema está en la noche, en la forma en que su figura se alarga por mi calle conforme se aleja. Hoy no. Hoy no vino a verme que porque esto y aquello. Hoy no pude saborear la saliva amarga de su boca.
Miro por la ventana cómo se mueven las hojas del árbol del vecino. Frío, hace frío y me encanta tocar los bordes de mi piel cuando se encrespa por lo helado de la noche. Huele a lluvia, pero no está lloviendo. Me quedo esperando en la ventana las primeras gotas de la lluvia que su olor anunció desde antes de caer. Nada. No llueve. Ninguna figura se alarga a lo lejos. El aire sigue moviendo el árbol. Silencio. Soledad.



[Por cierto, a veces 
es necesario aprovechar el equinoccio 
para pedir lo imposible...]

8 comentarios:

Xien dijo...

Es triste no ver ninguna silueta, ninguna figura que se alarga a lo lejos.

Y recuerda que hay dos equinoccios en el año :) :D ;)

Mariano dijo...

Hoy me toca. Es una decisión, equivocada tal vez, pero decisión al fin.

Jorge Ampuero dijo...

Se dice y con razón que la soledad siempre es un buen sitio para visitar pero un mal lugar para quedarse.

Saluditos :)

Yuri Bec Zam dijo...

Xien, aprovecharé la oportunidad del próximo equinoccio :)

Mariano, bienvenido al blog, gracias por pasar y comentar :) y a apechugarle con las decisiones :S

Jorge Ampuero, qué gusto tener un nuevo visitante por acá :), saludos para ti también.

PRECIOSA dijo...

Olá, amei conheçer seu blog
Te sigo
Abraços caloroso
Preciosa Maria

Yuri Bec Zam dijo...

Obrigada, Preciosa Maria!
Tomara que você goste de outros textos eu vou publicar!
Um beijo!

Principe de la fantasía onírica dijo...

Tomara que você publique também textos em português. Isso fez o poeta queretano Francisco Cervantes.

Estou à espera de ler mais.

Yuri Bec Zam dijo...

Vou tentar, meu amigo! :)