lunes, 22 de marzo de 2010

Fantaseando en la universidad



Hace un rato, Andrea volteó a verme y muy seria me dijo: "Deberíamos escribir cuentos así, hasta podríamos hacer una colección". Después de decirlo, sonrió.
En clase, todos discuten sobre las diferencias y las relaciones entre intertextualidad y metatextualidad.
"Genette nos habla de la metatextualidad como otra forma de intertexto" dice la maestra con un tono de intelectual que da risa. Todos hablan: que Cortázar, que las novelas, que la metaficción de no sé qué autor, que Fillola, que la construcción del Yo, que Sánchez Corral, que Pedro Páramo, que tú y que yo, que sí y que no. ¡Caray, qué flojera!
Yo sólo pienso en los cuentos que decía Andrea, me río sola imaginando las locuras que ocurren en ese universo paralelo de -Cuentos perversos de hadas-. Sí, perversos.
Perverso, perverso, perverso. La palabra resuena en mi cabeza. Me divierto imaginando la cara que pondrían todos esos mochos que dicen que Ibargüengoitia escribe cuentos "comprometedores".
Ahora, esta etiqueta de "perverso" suena ridícula en mi cabeza. ¿Qué es perverso? ¿Perversión equivale a enfermedad o a libertad?
Me divierto dándole rienda suelta a mi imaginación: Blancanieves enamorada de su madrastra o teniendo sexo salvaje con los siete enanos, la abuelita de Caperucita Roja fantaseando con el lobo, la Bella Durmiente convertida en la Bella Ponedora, Bella y Bestia teniendo sexo (tal vez de "perrito"), Pinocho provocando incendios (por eso de la fricción y la madera), Hansel y Gretel fumando mota y hasta los príncipes de Cenicienta y Sirenita poniéndole a escondidas de sus esposas mustias.
Jaja. Perdón, creo que soy algo vulgar, tal vez hasta estoy ofendiendo lo más sagrado de su infancia, pero es que en verdad no puedo evitar pensar en lo gracioso que sería todo esto.
Los más recatados dirán que esta clase de "deformación" de las historias infantiles es algo horrible y hasta peligroso (por aquello de que los niños se traumarían), pero eso a mí no me importa...
Estoy harta de oír las teorías de Fillola y de Genette sobre el intertexto discursivo y el intertexto lector, así que un descanso de estos tipos aburridos no me está viniendo nada mal. Ahora hasta estoy sonriendo en esta maldita clase. Jaja.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

jajaja ¡Iuritzin tescatlipocatl! what´s wrong with you???? jajaja eres una pinche loqita suelta. Te faltó poner que el nombre de la colección sería "Tesis". O "De bucólicus pastorilius". Tsssssss... estaría eso de ver al príncipe Eric con el príncipe Azul...jaja qué vouyer ¿No?
Me gujta me gujta.
Rockerita rocksss

Xien dijo...

Te falto un "Ménage a trois" de no sé... Ariel, Eric, y Sebastian.. ¿no? jajajajajajaja buenisismo jajajaja jajaja me gusto muchó me encantó, yo los leería sin problemas, con gusto, y con satisfacción de conocer, no sé, las versiones paralelas de lo que nos tratan de enseñar toda la vida... jajaja Bueno en fin gracias por escribir eso jaja

Xien dijo...

Mmm además el titulo me hace pensar... bueno en fin... ¿"Fantaseando"? mmmmmm jajajaja

La Semana Fantástica dijo...

Sin duda que viene muy bien reírse un rato de todo, ¡hasta de los sagrados cuentos infantiles!
Un saludo desde Madrid, pequeña perversa.

Leo. dijo...

Sacrílega, pécora y lividinosa. Creo que quedaste un poco traumada con las historias vaqueritas que te leían de chiquita cuñis jeje. Si escribes esos cuentos perversos, seré el primero en comprarte uno pero sólo para hacer una crítica del cuento eh...ningún otro motivo...

Anónimo dijo...

Vivo, completo, cansado, muy regañado pero a salvo en casa.. besos shulaaa

Anónimo dijo...

Este fue un buen artículo para leer, gracias por compartirlo.