jueves, 1 de abril de 2010

Recordé y sonreí


Cuando yo era niña las noches olían a gelatina. Sí, tenían un olor dulce casi imperceptible.
Jugábamos a los encantados, a las escondidas y a la roña encuatada en medio de unas hermosas noches con olor a gelatina.
Hoy lo recordé y sonreí.
 

5 comentarios:

Xien dijo...

No sé donde escuche "Recordar es volver a vivir" quizá es cierto, y supongo que sonreías cuando jugabas jaja, ey yo nunca jugué a la roña encuatada... ¿Cómo se juega eso? jeje

Leo. dijo...

No quiero que se vea feo pero a mí no me huele a gelatina. Está muy chida la foto cuña'a.

Yuri BecZam dijo...

¿Algún día volverán esas noches con olor a gelatina?
...las sigo esperando.
(y sí, sonreía mucho)
:)

Principe de la fantasía onírica dijo...

Yo cuando recuerdo me sumo en una placentera melancolía.

Yuri Bec Zam dijo...

Aunque digan por ahí que recordar es volver a mentir... ¡Saludos, príncipe!